Elementos filtrados por fecha: Martes, 12 Marzo 2019

PROGRAMACIÓN

MIÉRCOLES, 13 DE MARZO

10:00- Sandokan

10:30- Rumbo al Inglés

11:00- Charla Primeros Auxilios y cuidados

12:25- Recordamos 2018. Presentación de la Asociación Chiribomba

13:25- En su punto con Baró

14:15- De Cosas y Casas

14:45- Recordamos la Cuaresma 2018. Cofrade Ejemplar

15:15- Informativo Semanal En Aguilar

16:00- Aguilar Deportes

16:15- Pleno Extraordinario 8 de Marzo

16:45- Recordamos la Cuaresma 2018. Viacrucis Nuestro Padre Jesús de la Columna. Hdad. Veracruz

17:15- Novela. Alma Indomable

18:05- Recital de Marchas Pasión y Gloria en Aguilar. Cofradía Jesús Resucitado

20:00- Recordamos la Cuaresma 2018. Las 7 Palabras. Cofradía Cristo Expiración

20:25- Recordamos la Cuaresma 2018. Noche de Poemas y Saetas. Cofradía Amargura y Antigua

21:00- (Estreno) Hitchet

21:30- (Estreno) Viacrucis Apertura de Cuaresma 2019

22:05- (Estreno) Bobo Sapiens

22:45- (Estreno) Conferencia Fundación Vicente Ferrer

23:35- Recordamos la Cuaresma 2018. Concierto Banda CC TT Maestro Valero. Los Sábados del Caído

00:45- Noche de Homenajes Peña Flamenca Curro Malena. Especial 01

Publicado en NoticiasTV

El Partido Popular de Aguilar sentó las bases de lo que será su candidatura a las próximas elecciones municipales del 26 de mayo, con la presentación de su principal portavoz a dichos comicios. Censi Pérez encabezó un evento en el que contó con la presencia de Andrés Lorite, vicesecretario de política territorial, y Adolfo Molina, presidente del PP de Córdoba. 

En este sentido, la concejala de la formación local afirmó sentirse “emocionada” al volver a “dar este paso”. Además, hizo hincapié en que “quiere ser alcaldesa”, porque “mis vecinos han perdido la ilusión. Mi equipo y yo vamos a demostrar cómo gobernamos y cómo nos importa Aguilar”, para puntualizar a continuación que “no se puede ser alcaldesa de rebote, como es la situación que tenemos en Aguilar. Antes hay que ser concejal, tienes que conocer la política municipal y tienes que ser presidenta de algunas comunidades de vecinos”.

Finalmente, Pérez subrayó que no va a “dejar que la demagogia se apropie del pueblo de Aguilar, vamos a lograr lo que hace cuatro años parecía imposible. Sé que podemos lograrlo. La Junta parecía imposible. Escribimos una nueva página en la historia de Andalucía y vamos a hacerlo también en la historia de Aguilar. Solo tengo el objetivo de hacer el bien por los demás”. 

Publicado en Local

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera, Aremehisa, ha hecho un llamamiento “a la colaboración ciudadana para localizar a familiares de dos hermanos aguilarenses que fueron asesinados en Córdoba tras los acontecimientos ocurridos a raíz del alzamiento militar del 18 de julio de 1936”.

Desde este colectivo buscan información y desean establecer contacto con los familiares de Juan Manuel y Antonio Prieto Martín, naturales de Aguilar de la Frontera. Aremehisa solicita por lo tanto “la colaboración ciudadana para poder obtener algún dato de estas personas que identifique a posibles familiares directos”.

La propia asociación ha puesto a disposición de la ciudadanía un número de teléfono (680 63 46 33) y un correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. para toda aquella persona que pueda aportar algún dato o información al respecto.

Además, en su perfil de Facebook, Aremehisa ha dejado una breve reseña biográfica de Juan Manuel y Antonio Prieto Martín:

Juan Manuel Prieto Martín nació el día 25 de julio del año 1904 en la localidad de Aguilar de la Frontera, sita al suroeste de la provincia de Córdoba, en pleno corazón de la Campiña Sur, donde cinco años más tarde, en 1909, lo haría también su hermano Antonio, el segundo de los cuatro hijos del matrimonio formado por Ignacio Prieto Fernández y Josefa Martín García.

Juan vino al mundo en la propia vivienda familiar, ubicada en el número 41 de la calle
Calvario, calzada de acogida de uno de los focos de asentamiento jornalero y obrero en el municipio desde las primeras décadas del siglo XIX y cuya nomenclatura habría de prologar, como si de una esotérica y macabra marca premonitoria se tratase, el sangriento y lastimoso devenir que, apenas tres décadas más tarde y como consecuencia de la insurrección militar de julio de 1936 y la posterior dictadura franquista, se apoderaría de la vida de ambos hermanos y de la de incontables
ciudadanos españoles, andaluces y cordobeses que quedarían sepultados bajo el imperdonable peso de un vergonzoso y amnésico abandono cuyo letargo ha sido perpetuado durante decenios.

Juan Manuel Prieto Martín vería florecer el germen de su niñez por las calles de su pueblo natal, donde extendería su latir en convivencia con sus abuelos, Juan Prieto Reyes e Inés Fernández, por línea paterna, y Francisco Martín Mediavilla y Teresa García Fernández por la materna, sus padres y sus tres hermanos, Carmen, Manuel y Antonio Prieto Martín, con quien compartiría, trágica e irremediablemente, el último aliento de una vida soterrada a golpe de fusil por la acción totalitaria e intolerante que conminó a sus familias y a muchas otras en toda España, a la crudeza de un tiempo indeseable amordazado bajo la sombra del exterminio de toda una conciencia ideológica y social subyacente al fascismo.

Alcanzada la edad adulta, y a diferencia de su hermano Manuel, cabrero de oficio, casado y conocido en Aguilar bajo el apodo de ‘Calerito’, y su hermana Carmen, tanto Juan como Antonio crecieron profesionalmente vinculados a la órbita automovilística, el primero como mecánico y el segundo como chófer, oficio que desempeñaron ya en la capital, en Córdoba, ciudad a la que se trasladaron y en la que se aposentaron con carácter independiente. Contrajo matrimonio con Paula Fernández Manibardo, natural de Torrejoncillos (Cáceres), y el matrimonio estableció su lugar de residencia en el número 25 de la calle de Enmedio, en una vivienda que permanecería vinculada a la
familia Prieto Fernández, como mínimo, hasta mediados del mes de septiembre de 1936. Con posterioridad, existe constancia documental de que en 1945, años después del asesinato de su marido, su viuda, Paula Fernández Manibardo, abandonaría el citado inmueble para trasladarse a otro situado en la calle Sebastián de Belalcazar s/n.

Apenas un año después de la instauración de la Segunda República y durante el gobierno del Partido Republicano Radical, encabezado en la alcaldía por Francisco de la Cruz Ceballos tras la renuncia del primer alcalde republicano, Eloy Vaquero, la prensa local de la época, en concreto el Diario de Córdoba, recogió, como consecuencia de los sangrientos altercados acontecidos en la capital a raíz del ejercicio de un acto de manifestación, el primero de mayo, la muerte de dos ciudadanos y la detención de, entre otros, Antonio Prieto Martín y su compañero Luis Pulido Ariza, natural también de Aguilar de la Frontera y fusilado en el Cementerio de San Rafael de Córdoba el
día 21 de septiembre de 1936. 

Córdoba acababa de ser testigo del precedente que daría paso al aciago e infausto final al que el bando sublevado, encabezada por Ciriaco Cascajo en la provincia de Córdoba, condenaría a los hermanos Prieto Martín tan solo cuatro años más tarde. Su detención definitiva por parte de las mal llamadas “fuerzas de orden público” tuvo lugar el día 8 de septiembre del año 1936, dos meses después del golpe de Estado militar. Juan Manuel Prieto Martín y Antonio Prieto Martín fueron fusilados el día 9 de septiembre de 1936 en el cementerio de Nuestra Señora de la Salud de Córdoba, junto a cuatro hombres más, a los 32 y 27 años de edad, respectivamente. En la mentada fecha, Juan Manuel era padre de dos hijos menores de edad, Josefa Prieto Fernández y Manuel
Prieto Fernández, que quedaron huérfanos a cargo de su madre. 

El 10 de enero del año 2019, tras más de ochenta años de vergonzoso abandono institucional a las familias de más once mil personas inocentes asesinadas a lo largo y ancho de la provincia de Córdoba, dio comienzo en el cementerio de la Salud la intervención para la investigación de las fosas y la exhumación de las personas represaliadas tras los acontecimientos represivos desatados a raíz del golpe militar de julio de 1936. 

El día 22 de enero, el equipo técnico al cargo del trabajo de campo informó de la realización con éxito, entre las 12 y las 13h, de la exhumación de la primera persona represaliada en la ciudad de Córdoba como consecuencia de la acción franquista. Así lo confirmaban, según la notificación del equipo técnico, las claras evidencias criminales en forma de balística y los episodios de violencia derivados de disparos por arma de fuego en un esqueleto masculino compatible, por el contexto y las características antropológicas, con el de Juan Manuel Prieto Martín, de 32 años de edad, ese mismo día también serían exhumados los restos de su hermano Antonio Prieto Martin.

Publicado en Local

Otras Noticias

Go to top